Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Mas

    Las Pedradas: pa' que lo vayamos sabiendo, los venezolanos no somos ángeles (+ video)

    Si usted le pregunta a cualquier venezolano, especialmente de barrio, si su comunidad está más tranquila en los últimos años, es muy probable que le responda que sí.

    ""

    Que la inseguridad ha bajado no es solamente percepción, es realidad. Una realidad, además, sustentada en números: hay menos delitos porque hay menos habitantes. Se estima que 5,5 millones de venezolanos han salido en los últimos cuatro años.

    Pero esos son solo los que contabilliza Acnur. No están contados allí los que salieron legalmente, con doble nacionalidad, ni los que se aventuraron por avión.

    Estos son solo los que han emigrado a pie.

    Si usted le pregunta al mismo venezolano si de su barrio se han ido algunos malandros, pues le dirá que también. Que no todos, pero que algunos se fueron para Colombia, o para Perú, o para Ecuador, legalmente o no.

    Pero probablemente le contestará que esa no es la principal razón por la que su barrio está tranquilo. Como me dijo a mí un amigo de Pinto Salinas: "los choros ya no tienen balas, están muy caras. Y las motos las tienen paradas porque no consiguen repuestos".

    Es decir, la falta de oportunidades y el naufragio general que aquejan a Venezuela tampoco ha dejado por fuera a los malandros. Y eso mismo los empuja, también a ellos, a salir del país.

    Cuando a usted le decían que en los países comunistas no había delincuencia, ahí le dejo la razón: es muy difícil ser choro en un país en el que nadie, o casi nadie, tiene algo digno de ser robado. Hasta un reloj averiado da la hora bien dos veces al día.

    Pero no es que ahora somos todos almas de Dios

    Pero dicho esto, es posible que ese mismo venezolano que en privado puede reconocer todas estas verdades, se haya indignado con las declaraciones de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien dijo que algunos venezolanos roban en el Transmilenio, el sistema de autobuses de la capital colombiana.

    Sin haberlo hecho, la acusaron de generalizar; la llamaron xenófoba; y hasta, creo recordar, la acusaron ante una de esas instituciones que funcionan en los países democráticos, o algo así. Debo decir que me sorprendió la virulencia contra unos comentarios de la alcaldesa que yo considero hasta moderados.

    Estas pedradas no van, por supuesto, sobre defender a Claudia López, quien puede defenderse muy bien sola y además no es santa de mi devoción; pero es que hay como una sensación entre nosotros (y se la he escuchado a mucha gente) de que los venezolanos somos ángeles, o algo así, y que casi que Colombia, Perú, Argentina, Ecuador o Chile deberían agradecernos por haberles mandado a algunos de nuestros tan perfectos seres.

    Lea también  Blanca Rosa Mármol: "La consulta popular es pacífica, electoral y democrática"

    Como si esta sociedad fallida que somos no estuviera compuesta por venezolanos, como si no supiéramos cotidianamente de bandas delincuenciales compuestas por venezolanos en países como la misma Colombia o como Perú, como si no reconociéramos que este país hecho de seres tan perfectos, en realidad, está hecho de toda clase de gente, y alguna, bastante mala. Y que eso se refleja, como es natural, en el fracaso que somos desde todo punto de vista.

    ¿O es que también vamos a negar eso, que es lo que saca a la gente de su tierra por millones?

    La xenofobia genera rédito político en todas partes

    ¿Que hay xenofobia? Claro, absolutamente. La xenofobia siempre ha vendido políticamente.

    Además, la xenofobia termina siendo común (y casi diría "normal"), cuando un país recibe una gran inmigración de otro o de otros. Colombia tiene un millón de venezolanos, Perú casi esa cantidad, Chile medio millón.

    Esas cosas se notan. Y generan molestia en los locales, muchas veces por razones que los locales ni siquiera entienden. La otredad resulta chocante. Y la gente detesta lo que desconoce.

    Lea también  Detienen a doctora por reclamar irregularidades con la gasolina en una estación de servicio

    Lo digo como hijo de una pareja de inmigrantes, lo suficientemente viejo para ver cómo en esta plàcida Venezuela se hizo mofa, y cosas peores, de gallegos e italianos primero, luego de colombianos y peruanos, y más recientemente de los chinos. Venezuela los recibió con los brazos abiertos, pero más de una vez también algunos venezolanos los pusieron en su lugar, y también más de una vez de mala manera.

    Por cada millón de venezolanos que se comportan decentemente, que van a ganarse la vida, los locales preferirán fijarse en el que mató a la concubina. Por cada millón de venezolanos que han ido a dar su esfuerzo y su alegría al país que los acoge, la prensa preferirá destacar al que robó en el transmilenio.

    El punto es, mis amigos, que además de todo lo anterior, no somos ángeles.

    Y tan no lo somos, que esa reducción de la violencia y de la inseguridad en Venezuela ha venido acompañada de un aumento en la violencia intrafamiliar. Ese mismo choro que no tiene balas hoy maltrata, en algunos casos mortalmente, a su mujer o a sus hijos. Es noticia cotidiana en los medios.

    Venezuela es una sociedad históricamente violenta. Y nadie puede pensar que estos años en los que la violencia ha sido el lenguaje cotidiano del poder nos han purificado, o algo parecido. Más bien, todo lo contrario.

    No se pierda Las Pedradas de García Otero por Caraota Digital, directo al grano:

     

    VALORA ESTE ARTICULO
    1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
    ( 10 votos, promedio: 4,90 de 5 )
    Cargando…
    - Publicidad-

    LO QUE ES TENDENCIA

    Venezolanos en suelo trinitario: "Sobrevivimos como pudimos" (foto)

    El portal Tanetanae señala que los niños y algunos de sus padres venezolanos que fueron expulsados de Trinidad y Tobago, ya están en la...

    La "hiperpobreza" llegó a Venezuela con un dólar casi a millón y la desesperación de la gente

    El diario El Clarín indica que en los últimos días, presuntamente como consecuencia del aumento desmedido en la cotización del dólar norteamericano en referencia...

    Entre basura, aguas negras y con falta de electricidad sobreviven venezolanos

    El Tiempo señala que entre aguas negras y basura viven los habitantes de Boyacá III, en Barcelona, ya que desde hace tres meses se...

    Reabastecer gasolina es cada vez más difícil porque hasta la de origen iraní se agotó

    El Tiempo sostiene que conductores de la zona norte del estado Anzoátegui afirman que, como era de esperarse, cada vez es más difícil conseguir...

    Volcó una gandola en la autopista Caracas - La Guaira (Fotos)

    En la noche de este martes, una gandola cargada de sacos de arroz volcó en la autopista Caracas - La Guaira, en el sentido...
    - Publicidad-

    Artículos Relacionados

    La "hiperpobreza" llegó a Venezuela con un dólar casi a millón y la desesperación de la gente

    El diario El Clarín indica que en los últimos días, presuntamente como consecuencia del aumento desmedido en la cotización del dólar norteamericano en referencia...

    Entre basura, aguas negras y con falta de electricidad sobreviven venezolanos

    El Tiempo señala que entre aguas negras y basura viven los habitantes de Boyacá III, en Barcelona, ya que desde hace tres meses se...

    Reabastecer gasolina es cada vez más difícil porque hasta la de origen iraní se agotó

    El Tiempo sostiene que conductores de la zona norte del estado Anzoátegui afirman que, como era de esperarse, cada vez es más difícil conseguir...

    Volcó una gandola en la autopista Caracas - La Guaira (Fotos)

    En la noche de este martes, una gandola cargada de sacos de arroz volcó en la autopista Caracas - La Guaira, en el sentido...