Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las nalgas de la comisionada

No conozco el pensamiento y la actividad política del cantautor español Miguel Bosé como para cometer el abuso de calificarle. Pero sus canciones, música y letras, sí que me gustan desde hace rato. Es así que cuando en medio del Venezuela Aid Live, el 23 de febrero, casi que cantó con radical irreverencia a la expresidenta chilena Michelle Bachelet, dejó activadas sus palabrotas por muchos meses, como martillos que torturan mi ya trajinada cabeza: «¡que mueva esas nalgas!»

Las movió por fin hacia Venezuela, junto a toda su humanidad, y ahora lo que vale es sopesar qué clase de movimiento les dio esta señora, alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, quien ya al dar a conocer previamente su agenda expelía una sensación de flacidez, de laxitud, de impresentable aceptación frente a los más crueles torturadores y expoliadores que haya tenido que sufrir nuestra Venezuela.

Justo es reconocer que antes que Bachelet vino de esa alta comisionaduría un equipo de avance hace unos meses, y que su informe resultó ser una fuerte cachetada. Pero este régimen que de caradura lo tiene todo, vuelve a la mueca de una supuesta institucionalidad que ha recibido a tan alta representante de la ONU. Lo grave es que la señora se haya prestado a la treta. Y para empezar, desde su investidura, reconocer a Nicolás Maduro como el presidente, ya es la embarrada, y no lo digo por capricho.

La Carta Interamericana de los Derechos Humanos y la Declaración Universal en esa materia, contemplan como derecho humano el derecho a elegir y a ser elegido. Válgame Dios, si es que la Bachelet es ignorante hasta de sus propios marcos jurídicos. Si lo que desconoce es lo ocurrido en nuestro país durante estos últimos años, como para que aquél sea mencionado cabalmente un usurpador, entonces es nuestra obligación recordarlo en claves.

El 6 de diciembre de 2015 la unidad democrática alcanzó una resonante victoria en las elecciones de la Asamblea Nacional: obtuvo una mayoría calificada, muy poderosa para adelantar nombramientos, remociones, escrutinios profundos a la administración de la cosa pública, vetos y cambios institucionales de gran monta.

Luego de que Mentira Fresca, es decir, Nicolás Maduro, aquella noche de resultados electorales declarara que aceptaba la voluntad popular, emprendió, junto a Diosdado Cabello y sus alfiles, aún dominando la agonizante Asamblea Nacional, una conspiración contra el derecho a elegir de los venezolanos, que se iniciaba con el viciado nombramiento de nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Ojalá que la señora Bachelet le pare pelotas a lo que sigue.

Antes de que tomara posesión la nueva y legítima Asamblea Nacional, Maduro puso a actuar a una de sus brujas preferidas. Jorge Rodríguez, actual ministro de propaganda del régimen, urdió una historia de fraude en una mesa electoral al sur del país y entonces la nueva corte de cómplices del actual usurpador dejó sin efecto la elección de varios diputados, con lo que rompía la mayoría calificada de la oposición. Pero, además, colocó en el congelador la posibilidad de repetir aquella elección, en aquel estado, en aquel circuito, en aquella mesa. Ojalá que la señora entienda que ahí también se estaba violando el derecho humano a elegir y a ser elegido.

Luego este tipo, Nicolás Maduro, con faz dictatorial, le dijo a sus ministros que no tenían que asistir a la Asamblea Nacional, ni a responder invitaciones y mucho menos a ser interpelados, con lo que se agravaba el desconocimiento de la voluntad de los electores que daba a nuestros diputados plenos derechos de contraloría política. Y que coja pista Bachelet: de ahí en adelante, cada cosa aprobada por la mayoría de los diputados fue boicoteada por los viciados magistrados de Maduro, quienes llegaron entonces a decir que nuestro Parlamento estaba en desacato, lo que equivale a que el derecho humano de los venezolanos de elegir a aquellos representantes, quedó proscrito por esa banda de confabulados.

A la alta comisionada habrá que recordarle el sacrificio ofrendado por todos nosotros, mayoría de venezolanos, apostando a la vía pacífica del referendo revocatorio. En 2016 firmamos, reafirmamos, nos calamos cuanta perturbación de lugar y modo tramaron Nicolás Maduro y otra de sus brujas, Tibisay Lucena, al frente del Consejo Nacional Electoral, quien al final cede frente a decisiones de tribunales menores que también conspiraron contra el derecho a elegir de los venezolanos y detuvieron un proceso que sin duda llevaría a la salida del poder de aquel presidente.

Ya en 2017, jadeante, escaso de recursos, carcomido por una crisis económica de su propia cosecha y resintiendo el cáncer de su pestilente corrupción, el gobierno de aquel presidente Maduro necesitaba acceso a dinero por vía de operaciones internacionales que obligatoriamente tenía que conocer y aprobar la Asamblea Nacional. Por decretos de emergencia económica ya el gobierno venía haciendo lo que le daba la gana, pero aquí «llegó al llegadero» cuando la firme actitud de nuestros parlamentarios hizo que los magistrados tiraran sus togas definitivamente a la basura para defenderle el capricho a su jefe Nicolás. Un par de sentencias pretendieron robarle las facultades al Poder Legislativo y aquí – es bueno que lo sepa la alta comisionada – ya estaba casi construida la maternidad de la usurpación.

Las protestas de nuestro pueblo desarmado, por respeto a la Asamblea Nacional, liberación de nuestros presos políticos y celebración de elecciones libres, fueron enfrentadas con tal fiereza por bandas militares y paramilitares, que hasta el esbirro general Vladimir Padrino, con quien también se reunió ahora Bachelet, no tuvo otra que tratar de limpiarse la sangre de centenares de heridos y asesinados, culpando a la Guardia Nacional de la comisión de hechos atroces. Esas protestas eran en defensa del derecho humano a elegir y a ser elegido.

Este tipo al que Bachelet aún llama presidente, entonces acrecentó su violencia letal, su persecución, su expediente de desapariciones forzosas, secuestros, presidios, exilios, todo por retaliación política, mientras se sacó del bolsillo el puñal con el que mataría en Venezuela el derecho humano a elegir, ser elegido y dirimir diferencias de forma pacífica y electoral, el proceso que bien hicieron en llamar «prostituyente», que dio origen a un tumulto de destructores de la democracia liderado ahora por el capitán Diosdado Cabello, con quien también anduvo reunida la alta comisionada en su reciente visita a Venezuela.

Impuso sus condiciones electorales, repartió sangre y fuego el día de las fingidas elecciones (30 de julio de 2017), celebró esa noche en una esmirriada concentración la «más contundente de todas sus victorias», y así Nicolás Maduro, que lo sepa Bachelet, daba vida a su talante pleno de dictador, ahora cruento dictador, que ya prepararía con la sangre fría de los capos su trono de usurpador.

En las elecciones de gobernadores y de alcaldes, convocadas por «la prostituyente» en cuanto a cómo serían, cuándo serían, quiénes quedaban impedidos de participar y cuanta otra vaina se le ocurrió; quemamos frente a los abusos del consejo electoral de Maduro nuestros últimos alientos de ejercer el derecho humano a elegir y a ser elegido. El dictador y sus disfraces constituyentes truncaron los caminos de la paz electoral.

Para el 20 de mayo se presentó el tipo a una contienda sin contendores reales porque partidos y candidatos de fuerza ya se hallaban presos, o perseguidos, o inhabilitados. El resultado para la inmensa mayoría de las naciones del mundo, aún contando con todos los matices que hoy quieran exhibir, es que ese día no se ejerció en Venezuela el derecho humano a elegir y ser elegido.

Entonces, no es que no valore que la señora haya venido por fin, que haya dicho que mantendrá el monitoreo sobre el caso Venezuela, que haya soltado que conoce cómo se tortura a los presos políticos, que haya al menos mencionado que la crisis humanitaria es responsabilidad del régimen, y que su presencia haya servido para que soltaran a un grupo de presos políticos y para que dejaran entrar por un día a los periodistas a la fuente legislativa sin que se les ataque violenta y moralmente.  Lo que pasa es que una tipa de este rango, la alta comisionada para los derechos humanos, no puede dejar de mencionar que cabalmente se reunió con un usurpador y no con un presidente.

Ahora esperaremos el informe final. El 5 de julio deberemos conocer su contenido. Y yo, que en verdad quedé impactado con lo de Miguel Bosé diciéndole a Bachelet que moviera esas nalgas, ahora lo comprendo, y lo traduzco bien. Creo que si el cantautor pudiera espetarle otra a la comisionada, le diría hoy que más que una meneada de nalgas, llegó la hora de que se tire su PEO – lo cual quiere decir PROTESTA ESTRATÉGICA ORGANIZADA – contra el régimen usurpador y gran violador de los derechos humanos.

VALORA ESTE ARTICULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
( 0 votos, promedio: 0,00 de 5 )
Cargando...
- Publicidad-

LO QUE ES TENDENCIA

Ranking de famosos de Hollywood que han ganado más de un Globo de Oro

ABC reseñó que desde el año 1944, la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood reparte los premios Globos de oro que han ensalzado los...

Investigadores descubren una liebre que «brilla en la oscuridad» y explican cómo lo hace

Con información de RT en Español, los investigadores afirmaron que las liebres de primavera son los únicos mamíferos biofluorescentes nativos de África conocidos hasta...

Matan a puñaladas a un tiburón que sacaron del agua para tomarse fotos (+video)

RT en Español reseñó que los hechos ocurrieron en una playa chilena y se trataba de una especie protegida por ley.En una playa de...

6 consejos para recuperar la confianza en ti mismo y ayudarte a conseguir trabajo

BBC Mundo reseñó que para algunas personas el trabajo es casi todo en la vida. Y si de pronto lo pierden, se quedan como...

Primera superluna de febrero: ¿Qué es y cuándo se podrá ver «la luna de nieve»?

El Clarín reseñó que si mirar los astros es una de tus pasiones, esta es una ocasión para no desaprovechar. El cielo de este...
- Publicidad-

Artículos Relacionados

Un mundo audaz

Por José Toro HardyMuchas cosas han cambiado a lo largo de ya casi un año durante el cual la humanidad hizo un alto en...

La patria está huérfana

Por Asdrúbal Aguiar Al justificar mi reciente libro La mano de Dios: Huellas de la Venezuela extraviada (2020) y al recrear los 300 años de...

Árbol que crece torcido…

Por Nelson Chitty La RocheEl teatro político venezolano, con actores tan peculiares como los que exhibe, con simuladores genuinos pero bufones también, aunado a...

Informe de la Relatora de la ONU de espalda a las verdaderas causas del holocausto del pueblo venezolano

Por Rafael Veloz La relatora Alena Douhan visitó nuestro país del primero al 12 de mes, atendiendo a una invitación del régimen de facto. En...